Incendio

Incendio

Detección de incendios

La activación inmediata de los medios adecuados de extinción, es  la clave principal para la protección de vidas y bienes en caso de incendio.


 
  • Extintor
    Es fácil de instalar  y se ha de colocar en lugar visible, de fácil acceso, y en las zonas de riesgo de incendio más alto. El extintor es muy fácil de utilizar, siempre que se sigan las instrucciones que se indican en el  mismo:

    1) Tirar de la anilla del pulsador para sacar el precinto

    2) Presionar la maneta

    3) Dirigir el chorro hacia la llama manteniendo la botella en posición vertical

    Es importante cuidar del estado del extintor

    1) Verificar de vez en cuando la ubicación del extintor y la facilidad del acceso al mismo

    2) Una vez al año debe ser revisado por una empresa autorizada

    3) Cada 5 años se debe realizar la prueba hidráulica (re timbrado) entre otros para comprobar su correcto funcionamiento

    4) La vida de un extintor es de 20 años desde la fecha de fabricación siempre y cuando pase todos los controles periódicos


 
  • Rociadores automáticos
    El rociador automático, conocido popularmente como Sprinkler, realiza las funciones de detección y extinción simultáneamente.
    Las consecuencias de un incendio suelen ser dramáticas, los rociadores automáticos proporcionan una gran seguridad, no necesitan intervención humana para realizar su función, y los avalan más de 100 años salvando vidas y bienes, por este motivo, cada vez más, los arquitectos , ingenieros, decoradores y responsables de seguridad se decantan por esta solución.

    Secuencia de funcionamiento:

    1) Se activa en presencia de calor, actúa como un detector de incendio.

    2) Rocía agua sobre el fuego tan pronto se activa, actúa como un extintor.

    3) Si el fuego es intenso y no se controla con el primer rociador se activa un segundo, un tercero y más, hasta que se consigue la extinción del fuego.


 
  • Instalaciones fijas
    Son equipos que suministran grandes cantidades de agua en poco tiempo. Se conectan a la red de agua específica de protección contra incendios del edificio o a las redes de abastecimiento de agua pública.
    En este grupo de instalaciones podemos destacar las BIE (Boca de Incendio Equipada) y los hidrantes.

 
  • Extinción por gases
    Los sistemas de extinción por gas aseguran una protección segura y limpia contra incendios sin perjudicar la vida humana, los bienes y el medio ambiente.
    Cuando se produce un incendio, el sistema de detección automática activa la apertura de las válvulas de las botellas que dan presión para impulsar el gas a través de las tuberías hasta llegar a los difusores, que distribuirán el gas homogéneamente por el área protegida.
    Este sistema es ideal para proteger zonas donde existen riesgos tecnológicos, eléctricos o electrónicos, donde la limpieza de los bienes protegidos sea muy costosa (obras de arte, pinturas, etc.) O en áreas normalmente ocupadas por personas.
    Existen diferentes tipos de gas: Gases licuados, Gases inertes, Co2, etc.
    Los sistemas de extinción por gases están formados por un sistema de almacenamiento, una red de tubería y los difusores de descarga.